Las claves de SATE, el sistema capaz de reducir hasta un 70% el gasto de energía de los edificios

El parque de viviendas hace uso de enormes cantidades de energía. Concretamente, consumen el 40% de la demanda energética de la Unión Europa, lo que se traduce en el 36% de las emisiones de CO2. Estas cifras derivan del intento que hacen las viviendas por mantener las temperaturas en su interior y favorecer la comodidad de quienes las habitan. Sin embargo, en el proceso dejan de ser eficientes energéticamente, ya que pierden energía de forma innecesaria, y además emiten gases contaminantes a la atmósfera, por no hablar de los gastos superfluos en la factura energética que esto supone.

Pero este despilfarro energético y los sustos en la factura pueden evitarse con la instalación de un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE)capaz de reducir hasta en un 70% el gasto de energía, calefacción y refrigeración. Este sistema rehabilita la fachada de las viviendas, y consiste en la superposición de una capa de aislamiento térmico por el exterior de la fachada mediante fijaciones mecánicas y/o productos adhesivos sobre los que se añade un enlucido de mortero armado para otorgarle, según el diseño que se elija, un acabado o revestimiento estético.

Los beneficios del propietario

La instalación del SATE mejora la eficiencia energética de los edificios, ya que contribuye a que la demanda y el consumo de energía de las viviendas sea menor. Con ello, reduce el precio de la factura energética de los particulares, aumenta el valor económico del edificio y permite a las viviendas mantener las temperaturas durante más tiempo, favoreciendo al bienestar y confort dentro de casa.

Por otro lado, poniendo en valor la necesidad que manifiestan los Fondos Europeos y Estatales de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y de aumentar la eficiencia energética de los edificios, los particulares que instalen SATE podrán acceder a ayudas públicas para la ejecución de la obra.

Además, el SATE cumple con las exigencias del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE), que manifiesta la necesidad de que la envolvente térmica tenga las características apropiadas, según el tipo de edificio y la zona climática donde se ubique, así como la de mejorar la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y garantizar el uso de tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento.

Por último, con el SATE los particulares evitan perder espacio dentro de sus viviendas, ya que podrían prescindir de las instalaciones de calefacción o refrigeración. Asimismo, las obras no generan molestias a los usuarios que vivan en el edificio y permite múltiples posibilidades de acabado estético, lo que contribuye al aspecto renovado y cuidado de las fachadas.

Elige la mejor opción para tu edificio

Tanto para edificios nuevos o antiguos sin limitaciones, y en soportes de hormigón, ladrillo, bloque de hormigón, enfoscados y mampostería las soluciones más comunes son SATE, pero dentro de los sistemas SATE hay muchas opciones. Por ello es importante contactar con un buen profesional y un asesor que sepa identificar las necesidades de cada usuario y edificio.

Si lo que se busca es una solución que resista al impacto, así como a la creación de microorganismos y de grietas, si por razones de ubicación el edificio está expuesto a las peores condiciones climáticas, puesto que es permeable al agua y presenta longevidad y resistencia ante estas circunstancias.

Para obtener los resultados que se buscan, que los materiales empleados sean de la mejor calidad posible y que la solución que se plantee sea la mas adecuada según cada caso concreto, es imprescindible que se elija un sistema y no se escoja material a material. Al final, el SATE es un sistema y está certificado y probado como tal, por lo que es importante no escoger cada producto por separado.

En definitiva, aumentar la eficiencia y sostenibilidad energética de los edificios puede conseguirse, rápida y eficientemente, gracias al SATE; pero es importante acompañarlo de un buen sistema y de profesionales de confianza.

Fuente: Idealista.com

Llamar a Utilbox